Es una disciplina que utiliza la ingeniería para mejorar los sistemas de producción agrícola, riego, drenaje, energía, mantenimiento, administración, funcionamiento, protección ambiental, y conservación del agua y suelo, entre otros. Los acelerados procesos a nivel mundial en cuanto a la integración económica, la globalización y la apertura de mercados, exigen a los países la especialización y tecnificación para ser más competitivos.

Más información aquí